Luis Benshimol

Archive for the ‘Artes escénicas’ Category

A sus 92 años sigue enalteciendo la danza en su país.Luis Benshimol

Alicia Ernestina de la Caridad del Cobre Martínez del Hoyo, mejor conocida como Alicia Alonso, nació el 21 de diciembre de 1917 en La Habana (Cuba), donde inició estudios de danza en la Escuela de Ballet de la Sociedad Pro-Arte Musical en 1931.

Tras algún tiempo residió en los Estados Unidos y continuó su formación con Enrico Zanfretta, Alexandra Fedórova y otros profesores eminentes de la School of American Ballet.

Comenzó a trabajar como profesional en 1938 al debutar en las comedias musicales Great Lady y Stars in your eyes. Un año después integró las filas del American Ballet Caravan, antecedente del New York City Ballet. En 1940 pasó a formar parte del Ballet Theatre of New York, año de su fundación. A partir de este momento comenzó una brillante etapa de su carrera, como intérprete suprema de las grandes obras del repertorio romántico y clásico. Fue en esta etapa cuando trabajó junto a Mijail Fokine, George Balanchine, Leonide Massine, Bronislava Nijinska, Antony Tudor, Jerome Robbins y Agnes de Mille, entre otras significativas personalidades de la coreografía del siglo pasado.

Fue la intérprete principal en el estreno mundial de importantes obras como Undertow, Fall River Legend y Theme and Variations. Actuó en numerosos países de Europa y América con el rango de prima ballerina.

En 1948 fundó en La Habana el Ballet Alicia Alonso, después Ballet Nacional de Cuba. A partir de ese momento, sus actividades se compartieron entre el American Ballet Theatre y su propio conjunto, que mantuvo con muy escaso o ningún apoyo oficial hasta 1959, año en el que el Gobierno Revolucionario de Cuba le ofreció su respaldo –hasta la fecha-.

Anuncios
El cuerpo de baile es dirigido por el argentino Julio Bocca.

El cuerpo de baile es dirigido por el argentino Julio Bocca.

Luis Benshimol

Hasta el 17 de diciembre se presentó en el Sodre Hamlet, en Montevideo (Uruguay), un espectáculo muy recomendable con el que el cuerpo de baile dirigido por el argentino Julio Bocca cerró un año de producciones excelentes.

Si hubiera que decidir cuál ha sido el mejor espectáculo del año del Ballet Nacional del Sodre (BNS), se estaría ante un ejercicio muy difícil de resolver. La temporada comenzó con el ballet romántico La sílfide, continuó con las arriesgadas y revolucionarias coreografías de la Gala VI (William Forsythe, Jiří Kylián y Oscar Araiz), volvió al clasicismo con El lago de los cisnes y ahora finaliza con Hamlet ruso.

Sea cual sea el lado hacia el que se incline la balanza del gusto individual, lo que es indudable es que el director artístico del BNS, Julio Bocca, ha acertado en la programación, no sólo por la calidad de los espectáculos sino por una variedad que le permite al público ampliar su apreciación estética.

Dentro de 2013, en el que el BNS bailó por primera vez en el Teatro Colón de Buenos Aires, la obra de Eifman representa algo bien distinto de lo que se hizo en el resto del año y es un claro ejemplo de lo que el ballet también puede llegar a ser. “Porque si hay algo que muestra Hamlet ruso, es que el ballet puede romper límites –entre lo clásico y lo contemporáneo, entre la representación de la psiquis humana y la corporalidad, entre la danza más refinada y la ejercitación más atlética, entre el ballet y el arte dramático– y seguir siendo bello”, destaca la reseña de Fernanda Muslera para El Observador.

.